Menú
  • Impresión
cerrar

¿Fue culpa de Uber?

El hecho de que un automóvil con tecnología de auto conducción haya causado la primera muerte de un peatón se ha transformado en una nota replicada de manera un tanto histérica por quienes no creen en esta tecnología.

De hecho Uber canceló en automático todas sus pruebas de auto conducción -en lo que se aclara el asunto- para ser seguida por otras empresas.

Sin embargo trascendió que fue la propia policía de la zona donde ocurrió el accidente, luego de ver el video, la que llegó a la conclusión de que el accidente no podía haber sido evitado por un piloto humano o virtual.

La persona atropellada, una mujer de más de 40 años, salió de forma irresponsable y sorpresiva de una zona oscura.

Uno de los grandes problemas de todo el asunto es algo que Isaac Asimov llamaba el “Síndrome de Frankestein” en sus historias de robots; el temor que tiene la gente a que la tecnología se transforme en un agresivo y destructivo monstruo.

El temor de que los coches auto conducidos se transformen en bólidos kamikazes y maten a cuanta persona se encuentre en la zona.

Por supuesto que esto se puede transformar en un problema si el asunto llega a políticos populistas con ansias de resaltar. Prohibir “el peligro” de este tipo de automóviles puede ser una buena movida política pero podría dar al traste a años de investigación y la posibilidad de alcanzar vehículos más seguros así como calles más ordenadas.

Acerca de 

Etiquetas: , , ,

Sin comentarios

Leave a reply

Publica tu comentario
Escriba su nombre:
Tu correo electrónico

Story Page