Menú
cerrar

¡Agarraron al chango!

Hablaba la semana pasada sobre el caso del mono capuchino fugado, pero con buen gusto, que había decidido instalarse en la mejor zona de la ciudad. Vivía entre los enormes árboles de Mil Cumbres, zona de grandes mansiones con jardines dignos de tal nombre. ...