Menú
cerrar

Este joven tomó un Uber, lo drogaron y despertó golpeado en el Edomex

De un viaje que debió durar 15 minutos, pasó 10 horas sin saber nada, después de tomar agua de una botella ofrecida por el chofer y cuando despertó le habían robado 45 mil pesos y tenía una muñeca rota.

La madrugada del sábado 28 de julio Andrés salió de un bar en la Condesa en la Ciudad de México y pidió un Uber para irse a su casa en la colonia Modelo Pensil a cinco kilómetro de distancia. Dos cuadras después de haberse subido al auto el chofer le ofreció una botella de agua y la aceptó.

Andrés perdió el conocimiento y cuando despertó se dio cuenta que había sido secuestrado por diez horas, tenía golpes por todo el cuerpo, una muñeca fracturada, ya no tenía su cartera ni su celular y supo que estaba en Tultitlán, Estado de México, a 30 kilómetros de distancia del punto de origen.

“Mentiría si dijera que chequé el carro, pero el conductor dijo ‘Hola, Andrés’ y yo dije ‘ah, ok’”, contó el joven a Buzzfeed News México.

Cuando despertó tirado en el Estado de México eran alrededor de las 11 horas del sábado, lo primero que pensó fue que necesitaba comunicarse con su novio para que fuera por él, así que le pidió su celular a una persona que pasaba.

Una vez en la Cruz Roja le dijeron que necesitaba una cirugía de muñeca y que una combinación de rivotril y clonazepam era lo que lo había dormido; en el bar él se tomó dos tragos de ron con refresco y dos cervezas. Los médicos le informaron, además, que todos los golpes que se encontraban de lado izquierdo del cuerpo, así que Andrés supone que lo aventaron del carro en marcha.

“Estoy tranquilo de que haya sido un susto turbo culero pero que estoy vivo, de que sea nada más la muñeca, y que me hayan encontrado y que alguien me ayudó a contactar a mi gente, me siento agradecido con los mensajes a partir de mi tweet. Estoy nervioso por saber que estuve diez horas perdido y no sé que pudo haber pasado, asustado de que pueda volver a pasar”, explicó.

Andrés se trasladó a un hospital privado de la Ciudad de México para que le practicaran la cirugía y es donde actualmente se encuentra en recuperación. Además de haber sido secuestrado, el joven de 33 años perdió cerca de 45 mil pesos en cargos que se hicieron a sus tarjetas.

“Me puse en contacto ayer que ya tuve mi computadora con la gente de Uber, ellos ya tienen la información de mi examen (toxicológico), la primer acta de denuncia ante el Ministerio Público que hice automáticamente en cuanto entré al hospital y de los cargos no reconocidos”, agregó.

Con información de BuzzFeed News México

Fotos cortesía de Andrés Graff

Acerca de 

Colombiano en México, periodista, community manager y corresponsal de Básico FM. Sígueme en redes sociales.

Etiquetas: , ,

Sin comentarios

Leave a reply

Publica tu comentario
Escriba su nombre:
Tu correo electrónico

Story Page